Viajes i estudios en la rejion hidrográfica del Río Puelo

Viajes i estudios en la rejion hidrográfica del Río Puelo

( Patagonia Occidental )

Dr. Juan Steffen

En enero de 1894 Hans Steffen recorría la Patagonia mandatado por el gobierno chileno. La perseverancia, el afán científico no le permitía doblegarse ante su objeto de exploración que, a ratos, se le mostraba esquivo y peligroso. Tan sólo llevaba cinco años en Chile y ya estaba a cargo de un equipo de investigación para explorar el entonces casi desconocido territorio del extremo sur. ¿Qué contexto histórico explica el vínculo de un prusiano con el Finis Terrae? ¿Qué condiciones históricas posibilitaron que un alemán explorara sistemáticamente, y con apoyo estatal, lo que hasta entonces sólo había sido objeto de investigaciones aisladas?

Friedrich Emil Hans Steffen nació el 27 de julio de 1865 en Fürstenwerder-Uckermark, en la región de Brandenburgo en Alemania. En 1883 comenzó en Berlín estudios de historia, entre otros con Ernst Curtius y Theodor Mommsen. Más tarde continuó su formación universitaria, esta vez de geografía, con Alfred Kirchhoff en la Universidad de Halle, Alemania oriental.

En 1886 se doctoró en estudios geográficos. Luego de graduarse, inició la larga carrera por alcanzar un nombre en la academia germana. En 1887 comenzó a redactar la sección geográfica de la Enciclopedia Alemana, texto que le copó todo su interés y le permitió conectarse a las redes científicas europeas. Dos años más tarde, y a sugerencia del geógrafo Ferdinand von Richthofen, acepta el contrato del gobierno chileno a fin de asumir funciones como profesor en el recién creado Instituto Pedagógico de Santiago. Con 24 años, iniciaba una travesía al otro lado del mundo que cambiaría para siempre su trabajo y le inscribiría en el conjunto de exploradores del sur del mundo.

Panorama de las cordilleras de Llanquihue, visto desde el Cerro Mirador

Medidas: 98 X 24Cm.

Las expediciones de Hans Steffen a la Patagonia

Probablemente no hay lugar en el mundo que genere mayor fascinación literaria que la Patagonia. La representación de un lugar deshabitado, al fin del mundo, en el vértice que une dos océanos, plagado de seres extraños, sin duda ha sido objeto de un interés en Europa. Ya desde las primeras descripciones por parte de la expedición de Hernando de Magallanes en 1519, pasando por los innumerables navegantes de los siglos XVIII y XIX, la Patagonia ha sido fuente de mitos y de proyecciones de la propia cultura europea. En tal sentido se ha destacado en qué medida la Patagonia ha sido una construcción sociocultural de larga data.

Hacia fines del siglo XIX para los Estados nacionales que reclamaban los territorios del extremo sur como propios la Patagonia era algo más que un espacio de imaginarios. En efecto, Argentina y Chile, al igual que otros Estados, estaban asentando las bases de sus fronteras, en especial en aquellos lugares más deshabitados y desconocidos. En este sentido, ambos países comprendieron que toda reclamación territorial necesariamente pasaba por una exploración sujeta al saber científico. De este modo, la Patagonia dejaba de ser tan sólo una zona de contemplación literaria y curiosidad para transformarse en un espacio en disputa.

Respecto a los estudios en la zona, Argentina había tomado ventajas al contar con las investigaciones de Francisco Moreno en el sector de Río Negro y Nahuel Huapi. Mientras que Chile aún no había promocionado exploraciones que dieran cuenta cabal del territorio. Si bien el asunto del peritaje y la empresa de la Patagonia estaban bajo la tutela de Diego Barros Arana, realmente no se había iniciado un estudio acabado de la zona en conflicto. La mayor parte de las exploraciones habían obedecido a empresas de carácter privado, como la emprendida por el colono germano Felipe Westhoff. Sin embargo, una zona importante de la Patagonia, situada en los valles occidentales de la cordillera de los Andes, permanecía ignota. Fue esta situación de una cierta incertidumbre la que coincidió con la presencia y el interés del joven profesor alemán Hans Steffen. El cruce de la necesidad por un saber especializado, con el impulso de investigación, dieron como resultado las expediciones patagónicas chilenas de fines del siglo XIX.

La primera expedición auspiciada por el gobierno chileno se realizó entre diciembre de 1893 y marzo de 1894 en dirección al sector del Río Palena.

En la siguiente temporada estival, durante 1895, se internó en el río Puelo, remontándolo completamente. Este trayecto permitió al geógrafo alemán descubrir una ruta que, en gran parte, era totalmente desconocida. Esta expedición permitió reconocer el río Puelo desde su desembocadura hasta su origen, con sus afluentes y cordones cordilleranos. Junto a ello se realizó la primera carta geográfica e hidrográfica de la zona. Por mucho tiempo estos registros fueron utilizados en expediciones posteriores. Que es el relato de este libro

Indice:

Introduccion

Antecedentes históricos

 La espedición esploradora del Río Puelo

  • La salida de la espedicion i la navegación del Río Puelo en botes
  • Marcha a través de las llanadas boscosas del interior
  • La marcha en la angostura i la navegación en los lagos superiores del Río Puelo
  • La continuación del viaje en el Valle Nuevo, avanzada hasta el boquete divisorio i vuelta a Puerto Montt

La espedicion exploradora del Río Manso

  • Navegacion en botes del Río Puelo i Manso inferior
  • Continuacion del viaje a pie i reconocimientos en las serranías a ambos lados de la Angostura del Río Manso
  • Descenso al E. Por el valle del Río Seco i continuación de la amrcha en el Valle Superior del Río Manso
  • Reconocimiento desde el Cerro quemado i regreso de la espedicion

Mapa de las rejiones del Río Manso

Según los levantamientos de la Septima Sub-Comision chilena de límites ( Temporada 1897 – 1898 )

Medidas: 44 X 38Cm.

Apuntes para la geografía física de las rejiones esploradas de los Rios Puelo i Manso

  • La boca de Reloncaví i el valle del Río Puelo comprendido entre la desembocadura i la poza de las Hualas
  • Los priemros grandes raudales del Río Puelo i la cuenca del Lago Taguatagua
  • La sección intermedia de las cordilleras i valles de los Ríos Puelo i Manso
  • Los Lagos Superiores del Río Puelo i la depresión longitudinal del Valle Nuevo

Anexo I:

  • La geografía botánica de la rejion esplorada del Río manso ( Por Karl Reiche )

Capítulo 1º:

  • Los cuadros principales de la vejetacion

Capitulo 2º:

  • Estadistica

Anexo II:

  • Clasificacion petrográfica de las muestras de rocas coleccionadas ( Por Dr. Roberto Pöhlmann )

Anexo III:

  • Latitudes determinadas ( por el Señor Dr. P. Krüger )
  • Alturas determinadas según las observaciones Hipsométricas ( por el Señor Dr. P. Krüguer )
  • Alturas determinadas según observaciones Hipsométricas ( por el autor )

Carta de la Rejion hidrográfica del Río Puelo por Dr. Juan Steffen

Construida sobre base de observaciones astronómicas y triangulaciones del Dr. Pablo Krüger en el Valle del Puelo; de los itinerarios, croquis y levantamientos fotográficos del autor en los Valles del Puelo i Rio Manso, i de los trabajos anteriores de D. Francisco vidal Gormaz, O. De Fischer y P. Saemann. ( 1896 )

Medidas: 74 X 54Cm

Imprenta Cervantes, Santiago de Chile

Primera edición 1898

175 páginas + 7 láminas, una de ellas desplegables + 1 desplegable de gran tamaño y 2 mapas

Encuadernacion en tapa dura original

Muy raro, no conozco de la existencia de otro ejemplar

Posted in Exploraciones, Geografia, Patagonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *